Peñarol se consagró campeón del Torneo Clausura a falta de una fecha por disputarse para finalizar el certamen.

La verdad que hay que decir que el carbonero es justo vencedor, los números lo avalan, de 14 partidos disputados ganó 13 y perdió solo 1, además cuenta con el mayor registro goleador y es el equipo con la valla menos vencida.

Sin dudas el gran responsable de este festejo mirasol es Leonardo Ramos. El técnico se la jugó por un doble 5 con Gargano y el “Cebolla” que funcionó como un relojito.

Además predicó un fútbol moderno con dos extremos rápidos que la mayoría de las veces fueron Rossi y Estoyanoff, que sorprendió  y complicó a todos los rivales del aurinegro.

Esta es una revancha si se quiere para el DT, ya que finalizando el Intermedio estuvo a punto de ser destituido y sin embargo logró recomponerse para mostrar su mejor versión así como la de su equipo.

Para Peñarol aún no está el objetivo cumplido, va por el Uruguayo y habrá que ver si la definición es entre dos o tres, eso se sabrá el próximo fin de semana, aunque todo indica que carboneros y violetas serán los que disputen el título máximo del fútbol local.

 

¿Qué opinas?