Autor: Maximiliano Martinez

Columna Deportiva

La mística del campeón

Peñarol logró este fin de semana su Campeonato Uruguayo N°51 venciendo por penales a Defensor Sporting en una final deslucida pero emotiva.

Si, emotiva por lo que costó al carbonero lograr este título luego de las enormes críticas recibidas luego de la primer mitad del año.

El tiempo y las nuevas incorporaciones, le terminaron dando a Leonardo Ramos la razón de que quedarse a dirigir el Clausura y no renunciar, fue la mejor decisión que pudo tomar.

Con un fútbol moderno, veloz y jugado principalmente por las bandas, Peñarol arrazó con 14 de 15 rivales para quedarse con el Torneo y llegar a disputar las finales de forma mas que merecida.

La definición la ganó como le gusta al hincha de la rayada, “A lo Peñarol”, en la hora y de cabeza la primera por la Anual, y esta última por penales. El “Manya” recuperó la mística que lo caracteriza.

El carbonero contó con pilares claves como Kevin Dawson, Ramón Arias, Walter Gargano y Cristián Palacios, aunque casi todos los jugadores del plantel fueron figuras. Habían prácticamente 15 titulares, uno mejor que el otro.

Se verá que pasa con este plantel de ahora en mas, quien se queda, quien se va, lo que es seguro es que de mantener a la mayoría es una tremenda base la que tiene el mirasol para pelear la Copa Libertadores del próximo año.

El grupo mas fácil

El 1ero de diciembre se celebró el sorteo para el Mundial de Rusia 2018 y esta vez en lugar de tocarle el grupo de la muerte a la celeste le tocó el mas fácil.

Uruguay peleará por un lugar en octavos con el anfitrión Rusia, Egipto y Arabia Saudita que son el 65, 31 y 63 del Ranking FIFA respectivamente.

Mejor no le pudo haber ido a La Celeste en el sorteo y según todos los medios internacionales nuestro país es el gran favorito para ganar el grupo.

Hay que decir la verdad y esta es que si Uruguay no pasa la llave sería un fracaso rotundo para los dirigidos por Tabárez.

Históricamente se dice que a la Selección Nacional le cuesta mas ganarle a equipos relativamente sencillos en los papeles, que a grandes potencias, es hora de demostrar que no nos queda grande ser candidatos y ponernos el traje con personalidad.

La historia dice que Uruguay puede y debe meterse entre los 16 mejores y ahí ya será otro cantar, los cruces designados indicarían un probable choque contra España o Portugal.

Veremos que acontece pero el “primer partido” ya lo ganamos gracias a la suerte.